Determinación de la invasión arterial en el adenocarcinoma ductal pancreático: ¿cuál es el mejor criterio diagnóstico en TC?

Artículo original: Noda Y, Mizuno N, Kawai N, Ando T, Kawaguchi M, Nagata S, et al. Determination of arterial invasion in pancreatic ductal adenocarcinoma: what is the best diagnostic criterion on CT? Eur Radiol. 2023;33(5):3617–3626.

DOI: https://doi.org/10.1007/s00330-023-09521-3

Sociedad: European Society of Radiology (@myESR)

Palabras clave: Multidetector computed tomography, Pancreatic cancer, Observer variation.

Abreviaturas y acrónimos utilizados: ACDP (adenocarcinoma ductal pancreático), NCCN (National Comprehensive Cancer Network), RM (resonancia magnética), TC (tomografía computarizada), TOF (time-of-flight), VPN (valor predictivo negativo), VPP (valor predictivo positivo).

Línea editorial: European Radiology es una revista de publicación mensual asociada a la ESR (European Society of Radiology) que recoge tanto artículos de revisión, trabajos originales como comunicaciones breves de congresos radiológicos europeos. En este número de mayo se incluyen un total de 75 artículos de temas muy variados entre los que destacaría un estudio multicéntrico acerca de la detección automatizada de aneurismas cerebrales mediante angiografía por RM-TOF 3D.

Por otro lado llaman la atención una serie de artículos con conceptos de vanguardia que plantean estudios muy interesantes como la utilización del Deep-learning en la reconstrucción de TC de cráneo buscando mejoría de calidad con bajas dosis de radiación o la combinación de anticuerpos séricos y análisis de imágenes de TC mediante inteligencia artificial para la caracterización de nódulos pulmonares malignos previo a la cirugía.

Motivos para la selección: he escogido este artículo por la especial importancia que tiene esta prueba de imagen en los criterios de resecabilidad de una tumoración como el adenocarcinoma ductal pancreático. Creo que es fundamental contar con unos conocimientos sólidos a la hora de tomar decisiones que conlleven un cambio en el manejo del paciente; por ello me ha parecido útil revisar un artículo de este tipo con el fin de mejorar en nuestra práctica diaria así como comprender el resultado posterior de lo que decimos, tanto quirúrgico como anatomopatológico.

Resumen: 

Los criterios de resecabilidad para el ACDP vienen dados según la NCCN en función del contacto que presente el tumor con los vasos principales, si éste es ≤ 180° o > 180° de su circunferencia; dividiendo a los pacientes en:

–    Resecable.

–    Borderline (potencialmente resecable).

–    Localmente avanzado (irresecable).

Es por ello que cobra vital importancia la valoración por imagen de los vasos principales peripancreáticos en TC abdominal prequirúrgico a la hora de decidir si un paciente presenta o no criterios de resecabilidad.

El objetivo principal del estudio es el de determinar los mejores criterios radiológicos en TC abdominal prequirúrgico que resulten diagnósticos para la invasión arterial en pacientes con ACDP. Adicionalmente se evaluó la variabilidad interobservador entre radiólogos expertos y no expertos para determinar si el grado de experiencia tiene impacto en la evaluación de estos estudios.

Para ello los autores llevaron a cabo un estudio retrospectivo con un total de 128 pacientes en los que se realizó una TC abdominal prequirúrgico (con contraste en fase arterial y portal) para averiguar la relación entre el tejido tumoral y los vasos peripancreáticos principales.

9 radiólogos fueron seleccionados para el estudio, 5 de ellos especialistas con 7-13 años de experiencia (considerados como expertos) y los 4 restantes fellows con 3-5 años de experiencia (no expertos). El análisis se realizó en dos tiempos, en la primera valoración los radiólogos debían decidir entre presencia o ausencia de invasión arterial, siendo objeto de estudio el tronco celíaco, la arteria mesentérica superior, la arteria esplénica y la arteria hepática común. En un segundo tiempo (dos semanas después) se les pidió que lo clasificaran de manera más específica, concretamente en 6 categorías.

1. Sin contacto tumoral.

2. Leve atenuación ≤ 180°.

3. Leve atenuación > 180°.

4. Contacto con tejido blando sólido ≤ 180°.

5. Contacto con tejido blando sólido > 180°.

6. Irregularidad del contorno arterial.

El estándar de referencia en cuanto a la invasión arterial fue la comparación con el resultado histopatológico (en 107 pacientes) o lo reflejado en el protocolo quirúrgico en los casos donde éste no estuviera disponible (21 pacientes).

Además de esto los autores distinguieron entre los 45 pacientes habían recibido terapia neoadyuvante (quimioterapia o quimio y radioterapia) ya que esto podría afectar a la percepción de los hallazgos radiológicos.

Una vez evaluadas de manera estadística la comparativa entre las 6 categorías, en cuanto a sensibilidad, especificidad, VPP y VPN se concluyó que la 4ª categoría (contacto con tejido blando sólido ≤ 180°) se trataba del mejor criterio diagnóstico para determinar la invasión arterial.

Por último se halló una variabilidad interobservador considerable entre los radiólogos pero con resultados comparables en cuanto a la concordancia entre el grupo de radiólogos considerado como expertos y los no expertos.

Algunas de las limitaciones que reflejan los autores fueron el tamaño de la muestra, el hecho de que el estudio se realizara en un único centro o que los parámetros de adquisición de los aparatos de TC utilizados fueran distintos.

Valoración personal:


En mi opinión se trata de un artículo muy interesante e ilustrativo, acompañado de imágenes que reflejan bastante bien las 6 categorías en las que los autores caracterizan la invasión vascular o no. Además está el aspecto estadístico sobre el cual no he querido hablar mucho pero queda plasmado en sus datos y tablas correspondientes. Me parecía de mayor importancia dejar reflejado en qué criterio nos podemos basar con mayor seguridad a la hora de hablar de invasión arterial o no.

Como aspectos a mejorar destacaría, al igual que los autores, el diseño del estudio con un tamaño muestral bajo y el hecho de realizarse en varias TC con lo que puede eso afectar a la percepción radiológica. Quitando estos aspectos me parece un tema interesante, como he mencionado en la introducción, el hecho de correlacionar los resultados radiológicos que nos encontramos con la histopatología o los hallazgos reflejados en el protocolo quirúrgico.

Gonzalo Rodríguez Maestro

Hospital Universitario de Getafe, Madrid. R3

gonzalo.r.maestro@gmail.com

Tagged with: , , , , ,
Publicado en European Journal of Radiology

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Publicaciones del Club
Residentes SERAM
A %d blogueros les gusta esto: