EDITORIAL OCTUBRE 2015

“Cualquiera que sea la tarea que realices, hazla lentamente, con la atención que merece.

No hagas una chapuza con tal de acabar.

Estate relajado en todas las cosas y pon en ellas toda tu atención.”

Thich Nhat Hanh

 

Nunca es demasiado tarde como para hacer un alto en nuestro desenfrenado ritmo de trabajo y preguntarnos ¿Qué queremos de la vida? ¿Qué podemos nosotros ofrecerle? ¿A dónde queremos llegar? Aún desconociendo la frecuencia con que nos hacemos estas preguntas, considero que  deberíamos hacérnoslas más a menudo.

El mundo necesita de personas que no tengan miedo a demostrar sus debilidades si eso les va a brindar la oportunidad de aprender, de cambiar y de hacerse más fuertes, mejores. Gracias al Club Bibliográfico he tenido el privilegio de conocer a personas asi, de aprender con ellos y también de ellos. Siento que somos una familia que ha sabido cuidarse y que pese a las inclemencias del trabajo y de los ajustados horarios logra abrirse camino para mostrar al mundo un poquito de lo que nos entusiasma y con ello un poquito también de nosotros mismos. Porque somos lo que hacemos y nuestra responsabilidad es hacerlo bien.

A nuestros hospitales, más allá de su infraestructura, su tecnología y/o su buena fama, los hace su gente y creo que todos coincidiremos en que los nuestros están llenos de gente con buena voluntad, de gente que quiere hacer la diferencia. Todo lo que hace falta son vías para canalizar estos esfuerzos y con el Club siento que los residentes estamos trabajando para conseguir un poquito de aquello.

Después de casi 3 años de formar parte de esta iniciativa, tomo estas últimas palabras para agradecer de corazón a todos aquellos que contribuyeron de una u otra forma con mi participación en el Club Bibliográfico, desde Jose Carlos Rayón quien en un primer momento respondió a mi llamado dándome la bienvenida, pasando por Erick Santa Eulalia, Ainhoa Viteri, Fran Sanchez, Miguel Schuller entre muchos otros compañeros que terminaron convirtiéndose en amigos e hicieron sentir a esta residente como parte de una comunidad viva, llena de inquietudes, necesidades y por qué no decirlo también de temores así como alegrías. Y finalmente agradecer a la Sociedad Española de Radiología Médica por apadrinar este proyecto, brindándonos su apoyo desde el primer momento.

Este agradecimiento se extiende más allá del Club, llega a los co-erres de cada una de nuestras diferentes sedes que dia a dia han sabido ser hermanos, a los tutores que más de una vez han tenido que ser padres, a los compañeros no radiológicos con quienes aprendemos diariamente a compartir nuestras diferencias y a todos aquellos adjuntos que han sabido ser tan buenos maestros, porque quizá de alguna forma ven en nosotros un reflejo de sí mismos. Sepamos pues ser un buen reflejo de todos ellos.

Así llega la entrega de octubre, nuestros colaboradores -al igual que vosotros lectores- se reinventan, cambian… crecen. Por mi parte será hasta una nueva oportunidad. Un fuerte abrazo y esperamos -como siempre- que disfruten del presente número.

¡Un fuerte abrazo!

 

Gloria Maria Coronado Vilca. R4. 
Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla. 
glorismcv123@gmail.com
@gloris77
Acerca de

Viviendo el trasatlanticismo en los tiempos que corren.

Publicado en Editoriales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: