Fracturas-aplastamiento vertebrales no descritas en estudios de TC abdominal multidector

Translate this post into your language!

Artículo original:

Carberry GA, Pooler BD, Binkley N, Lauder TB, Bruce RJ, Pickhardt PJ. Unreported Vertebral Body Compression Fractures at Abdominal Multidetector CT. Radiology. 2013 Jul;268(1):120-6. doi: 10.1148/radiol.13121632. Epub 2013 Feb 28.

 http://dx.doi.org/10.1148/radiol.13121632

Palabras clave: Vertebral Compression Fracture, Abdominal CT, Dual-Energy X-Ray Absorptiometry Scan

Línea editorial del número: N/A

Motivos para la selección:

 He escogido este artículo porque pone en evidencia un llamativo número de fracturas vertebrales por aplastamiento no informadas en estudios de tomografia computerizada (TC) de abdomen. Si bien es cierto que muchas de ellas no tienen gran repercusión clínica, no podemos dejar pasar por alto lesiones que sí pueden tenerla. Este artículo sirve para reflexionar y plantearnos una serie de cuestiones, entre ellas: ¿estamos evaluando de forma adecuada las imágenes de los estudios?

Resumen:

 Las fracturas-aplastamiento vertebrales son las más frecuentemente asociadas a la osteoporosis y son una fuente importante de morbimortalidad, sobre todo en ancianos.

Se han realizado estudios donde se evidencia la infraestimación de estas fracturas generalmente incidentales en estudios de TC torácicos y abdominales. Muchas tampoco se diagnostican clínicamente, ya que frecuentemente no se acompañan de sintomatología, o ésta es leve. Por tanto, a pesar del infradiagnóstico, las consecuencias clínicas reales son inciertas.

 Los autores realizan un estudio retrospectivo de 2041 pacientes a quienes fueron realizados tanto estudios de TC abdominal como de absorciometría de rayos x de energía dual (DXA) cada 6 meses entre los años 2000 y 2007. Posteriormente se revisó la presencia de fracturas-aplastamiento moderadas y severas en estos estudios tanto en el plano axial como en reconstrucciones sagitales. Finalmente se evaluó retrospectivamente si estas fracturas habían sido descritas en los estudios, si fueron o no sospechadas clínicamente, y se estudió la relación entre la densidad ósea de los pacientes (T-score) y la presencia de fracturas.

Los resultados finalmente mostraron que de este grupo de pacientes, 97 presentaron fracturas-aplastamiento moderadas o severas de las cuales el 84% no habían sido descritas en los estudios de TC abdominales. Por otra parte, la mayoría de fracturas se presentaron en pacientes con T-score dentro del rango de la normalidad a pesar de que la osteoporosis se asocie a mayor riesgo de fracturas.

 Los autores plantean varias consideraciones con respecto a los resultados:

–  En primer lugar, la infraestimación de fracturas-aplastamiento vertebrales probablemente se deba a varias razones: los estudios de TC abdominal son evaluados por radiólogos no especialistas en patología osteomuscular;  cierta controversia en la denominación de estas fracturas (“pérdida leve de altura”, “biconcavidad”, “deformidad en cuña”); y quizás, una de las más importantes, la no reconstrucción de las imágenes en el plano sagital.

– Se observa baja correlación entre las fracturas y la densidad ósea, si bien, varios estudios han demostrado que la mayoría de fracturas ocurren en individuos con T-score no osteoporótico. Existen dos componentes que confieren solidez al hueso, la densidad ósea  y la microarquitectura o calidad ósea, este último componente no podemos cuantificarlo  y puede ser, junto a otros factores, el responsable de que se produzcan este tipo de fracturas.

Los autores describen varias limitaciones del estudio:

–  Por motivos de correlación, se escoge a un grupo de pacientes a quienes se realizan estudios de densitometría ósea cada 6 meses, lo que podría incrementar la prevalencia de fracturas en relación a la población general. Además en la cohorte hay más mujeres que hombres por motivos de screening en mujeres postmenopaúsicas.

–  A pesar de que se excluyen del análisis las fracturas patológicas en relación a tumores o infecciones, otras causas no reconocidas como el mieloma podrían haber contribuido en algunos casos.

–  No se puede determinar realmente si se utilizaron reconstrucciones sagitales en el análisis inmediato de las imágenes, no obstante estiman baja su utilización, ya que tan sólo el 16% de las fracturas aplastamiento moderadas-severas fueron correctamente diagnosticadas.

–  La reproducibilidad y caracterización exacta de las fracturas no fue objeto del estudio.

–  La revisión retrospectiva de estudios se llevó a cabo solo en su centro, desconociendo si estas fracturas fueron diagnosticadas o se llevó a cabo el seguimiento de las mismas en otros centros.

 

Valoración personal:

 A pesar de que el artículo parece estar sometido a varios sesgos, desde mi punto de vista es interesante por varios motivos: es revelador el número de fracturas-aplastamiento que infradiagnosticamos y es evidente que las reconstrucciones son herramientas fundamentales para evitarlo. Si bien muchas de ellas no son clínicamente evidentes, no podemos olvidar que pueden llegar a serlo o incluso traducir otras patologías subyacentes. Por tanto, es importante identificarlas.

Por otra parte, aún debemos investigar sobre la arquitectura ósea y sobre las técnicas que verdaderamente cuantifiquen la “solidez ósea”, de forma que nos ayuden a comprender mejor las causas de estas fracturas para poder prevenirlas y/o tratarlas.

Paula Hernández Mateo.

Hospital Clínico San Carlos. Madrid. R3

phmaula@gmail.com

Tagged with: , , , , , , , ,
Publicado en Radiology

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: