Una revisión gráfica sobre la radiología de los desórdenes alimenticios

Translate this post into your language!

 Artículo original:

David J. Bowden, Fleur Kilburn-Toppin, Daniel J. Scoffings. Radiology of Eating Disorders: A Pictorial Review. RadioGraphics 2013; 33:1171–1193

http://dx.doi.org/10.1148/rg.334125160

Palabras clave: Anorexia nervosa, bone mineral density, body mass index, bulimia nervosa, central pontine myelinolysis, Wernicke encephalopathy

Motivos para la selección:

Es un interesante artículo que aporta -desde el punto de vista radiológico- una visión completa sobre la fisiopatología los desórdenes alimenticios.

Se trata de un espectro de enfermedades pertenecientes al campo de la psiquiatría que determinan cambios importantes en toda la economía de nuestro organismo.

Resumen

Introducción

Los desórdenes alimenticios, por sus especiales características, son entidades menos susceptibles de una detección y manejo tempranos; esto las convierte en las enfermedades psiquiátricas con mayor riesgo de mortalidad.

Es aquí donde entra en juego el papel del radiólogo, quien aporta sus conocimientos para una detección oportuna e identificación de posibles complicaciones.

Resultados más destacables:

Los desórdenes alimenticios se clasifican en: Anorexia y Bulimia nerviosas, desórdenes alimenticios no clasificados y pica. Muchos de sus hallazgos de imagen suelen ser inespecíficos, debiendo tener en cuenta los datos demográficos y clínicos de cada paciente.

Complicaciones musculoesqueléticas:

– Osteoporosis:

Aunque la densidad mineral ósea es típicamente valorada a través de la absorciometría ósea de rayos X de energía dual con los scores T y Z, existe una muy buena correlación con la medición de la atenuación del hueso en la tomografía computarizada (CT) estándar.

– Fracturas patológicas:

Existe adelgazamiento de la cortical, una apariencia pseudopermeativa del hueso, disminución de la altura de los cuerpos vertebrales, etc. El hallazgo de fracturas por estrés en ambas ramas púbicas debe alertarnos sobre un posible desorden del metabolismo óseo.

– Cambios en la médula ósea (MO):

Paradójicamente, la grasa de la médula ósea ha demostrado aumentar sus niveles. De este modo, un aumento de intensidad de señal de la MO en la resonancia magnética potenciada en T1 puede ser un hallazgo sutil pero importante en estudios realizados por otros motivos.

– Inmadurez esquelética:

Se ha demostrado el retraso a largo plazo del crecimiento óseo.  Los hallazgos radiológicos incluyen una discordancia significativa entre la edad ósea y la cronológica.

Complicaciones Gastrointestinales:

– Cambios en las glándulas parótidas:

Hay correlación entre la frecuencia de los vómitos y el aumento del tamaño glandular. Existe aumento de la atenuación en la TC sin contraste debido a la pérdida del tejido graso intraparotídeo normal, y un posterior aumento de realce con el contraste debido a su hipertrofia.

– Dilatación gástrica:

La RX y TC abdominales juegan un papel vital en su diagnóstico y manejo, pues puede llegar a aparecer necrosis, ruptura gástrica y muerte.

– Estreñimiento:

Que puede llevar a la obstrucción del intestino grueso y subsecuente colitis necrotizante, infarto transmural y muerte en casos extremos.

– Pica:

Los estudios de imagen son importantes para detectar materiales ingeridos y para el manejo de complicaciones en el tracto gastrointestinal, como obstrucción, perforación y peritonitis.

– Síndrome de la arteria mesentérica superior (AMS):

Debido a la pérdida de grasa mesentérica entre la aorta y la AMS, se puede comprimir a la tercera porción del duodeno. La TC y RM mostrarán un ángulo aorta-AMS menor de 25° y una distancia entre ambos vasos menor de 8 mm.

– Pancreatitis:

Puede ser aguda o crónica. La amilasa está elevada de por sí en estos pacientes, por lo que el estudio de imagen es muy útil para confirmar el diagnóstico.

Infecciones respiratorias:

Hay un aumento de la mortalidad asociada a infecciones bacterianas, y una mayor prevalencia de las oportunistas. La “purga” aumenta el riesgo de neumonía por aspiración.

Complicaciones cardiacas:

Son la segunda causa más común de muerte después del suicidio. Los hallazgos radiológicos incluyen: un corazón  pequeño, dilatación del ventrículo derecho y derrame pericárdico.

Complicaciones ginecológicas:

Los cambios en útero incluyen: un cuerpo más pequeño que el cuello, un endometrio muy fino, reducción del volumen ovárico, o ausencia de actividad cíclica dentro del tejido ovárico.

Complicaciones urológicas:

El depósito de calcio en el parénquima renal puede producir nefrocalcinosis y nefrolitiasis. Es posible objetivar riñones pequeños, de cortical hiperecogénica y múltiples quistes.

Complicaciones neurológicas:

– Disminución del volumen cerebral:

Mediante RM y TC se objetiva aumento en el tamaño de los ventrículos y surcos cerebrales, así como una pérdida del volumen cerebral que incluye tanto sustancia blanca como gris.

– Mielinolisis osmótica:

Las lesiones afectan típicamente la región central de la protuberancia y presentan una atenuación reducida en la TC. En la RM éstas presentan una disminución de la intensidad de señal en T1 y un aumento en T2.

– Encefalopatía de Wernicke (WE)

El cerebro es particularmente sensible por su alto metabolismo oxidativo. Las lesiones son simétricas y siguen un orden especial dentro de las estructuras encefálicas. La TC muestra áreas de atenuación disminuida, la RM es más sensible, con un aumento de intensidad de señal en T2 y FLAIR,  y realce de las regiones afectadas tras la inyección de contraste.

Síndrome de Realimentación:

Desencadenado tras el inicio de la nutrición en pacientes severamente malnutridos. Veremos ascitis, derrame pleural, infiltración grasa del hígado. Su reconocimiento temprano y monitorización cercana son esenciales por ser potencialmente fatal.

Conclusión:

Muchos de los pacientes que sufren desórdenes de la alimentación no reciben tratamiento alguno o éste es inadecuado, por lo que los efectos sobre la morbimortalidad son significativos. Estos pacientes representan un verdadero reto para su identificación temprana, donde un radiólogo bien entrenado puede jugar un papel fundamental.

Valoración Personal:

Puntos fuertes:

  • Se ha realizado una revisión bastante completa sobre la fisiopatología de las múltiples alteraciones de la malnutrición a largo plazo. Abordando sus  manifestaciones radiológicas a través de imágenes bastante representativas.
  • El artículo brinda una visión global sobre un problema de salud que es, a su vez,  un problema social. Subrayando la importancia de nuestro aporte ante hallazgos que puedan ayudar a reconocerlo en el contexto clínico adecuado.

Puntos débiles:

  • Hay que reconocer que muchos de los hallazgos descritos son inespecíficos, mientras que otros son propios de enfermedades en estadíos avanzados por lo que no nos sirven de forma rutinaria para la “detección” de este espectro de enfermedades.

 

Gloria Maria Coronado Vilca.

Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla. R2.

Gloris_mcv@hotmail.com

@gloris777

Acerca de

Viviendo el trasatlanticismo en los tiempos que corren.

Tagged with: , , , , , , , , , ,
Publicado en Radiographics

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: