Conocimiento de los radiólogos y radiógrafos clínicos sobre los parámetros de exposición de la tomografía computarizada

Artículo original: “A questionnaire survey reviewing radiologists’ and clinical specialist radiographers’ knowledge of CT exposure parameters”. Foley SJ, Evanoff MG, Rainford LA. Insights Imaging. 2013 Oct;4(5):637-46.

http://dx.doi.org/10.1007/s13244-013-0282-4

Sociedad: ESR (@myESR)

Palabras clave: Questionnaires, Tomography X-ray computed, Radiation dosage, Radiation protection, Image enhancement.

Motivos para la selección:

Considero que tener conocimientos y habilidades más allá de las meramente interpretativas (aunque éstas sean el núcleo de nuestro trabajo) es muy importante en nuestra profesión. Saber cómo funcionan las máquinas con las que trabajamos y cómo influye la configuración de sus diferentes parámetros en el resultado final siempre me ha fascinado. Conocer el efecto de los diferentes parámetros de la TC en la dosis recibida por los pacientes y la calidad de imagen nos ayuda a decidir cómo equilibrar esa balanza para obtener el mejor resultado con el menor daño necesario. Esto se me antoja mucho más necesario aún cuando la literatura demuestra una gran variabilidad entre diferentes instituciones y países, lo que puede demostrar una falta de conocimiento en la manipulación de estos parámetros (sobre todo a nivel individual).

Resumen:

Se pretende evaluar el grado de conocimiento de radiólogos y radiógrafos sobre cómo los parámetros de la TC influyen en la dosis recibida por el paciente y la calidad de la imagen. Algunos de estos parámetros son: kilovoltaje, tiempo de rotación del tubo, la inclinación, el grosor del corte… Adicionalmente, la calidad de la imagen es directamente proporcional a la cantidad de radiación usada, pero debemos usar la justa necesaria para asegurar el rendimiento diagnóstico necesario.

Se hace mediante cuestionario de 40 preguntas que se distribuye a 65 radiólogos americanos y a una cohorte equivalente de radiógrafos irlandeses. Inicialmente se pretendía evaluar radiólogos en ambas muestras, pero los irlandeses estaban menos habituados al manejo de estos parámetros (que quedaban en manos de los radiógrafos), de ahí el cambio de perfil profesional entre los grupos.

Los porcentajes de respuesta fueron muy bajos: 22% de los radiólogos y 32% de los radiógrafos.

No se detectan diferencias entre las calificaciones medias de ambos grupos (27,8±4 versus 28,1±4).

En general, aunque ambos grupos parecen entender bien los parámetros de la TC, se han detectado algunas deficiencias que pueden tener un impacto considerable en las dosis recibidas por los pacientes y limitar la optimización que podría alcanzarse en la práctica clínica. Esto pone de manifiesto la necesidad de formación continuada para saber optimizar la dosis radiológica.

Valoración personal:

Lo primero que me llama la atención de este artículo es que no he conseguido encontrar ningún punto fuerte en el mismo (aparte de la buena indexación del fichero PDF, que corresponde más a Springer que a los autores y voy a dejar ya de mencionar en mis revisiones). De hecho, me ha parecido un estudio más bien flojo desde el punto de vista metodológico.

Aún así, he decidido revisarlo porque me parece un tema muy importante y que nunca debemos perder de vista. Y es que, a pesar de que la tecnología avanza lo suficiente como para que las propias máquinas puedan ajustar sus parámetros automáticamente de forma cada vez más eficiente, esto no es óbice para que descuidemos nuestra formación al respecto porque: ¿qué ocurriría si un día falla ese automatismo? ¿Y si tuviéramos que trabajar en un centro con menor dotación tecnológica?

También me llama mucho la atención que cada vez que analizo un artículo en el que se han usado encuestas, se suele disculpar su mal rendimiento en la sección de limitaciones. Pero, ¿no creeis que se debería empezar ya a buscar alternativas o formas de mejorar esto en lugar de limitarse a usar la herramienta y quejarse después? No digo que sea fácil, sólo pienso que no debemos conformarnos con lo mediocre.

Y, a modo de conclusión, me preocupan bastante los resultados en lo que se refiere a desconocimiento sobre cómo manejar nuestras herramientas de trabajo. También las mencionadas divergencias entre centros y países en algo que debería ser mucho más homogéneo. Quizás lo fácil es resguardarse tras un protocolo existente en lugar de plantearse revisar la eficiencia del mismo de una forma regular, visto por nuevos ojos cada vez. Lo que tengo claro es que intentaré tener esto muy presente en mi inminente formación y por eso creo que este artículo es importante tanto para los que empiezan como para los que acaban.

Puntos débiles:

  • Muy bajo nivel de respuesta (22% y 32%).
  • Las muestras no permiten extrapolar los datos al resto de poblaciones correspondientes, pues no son representativas.

  • Los radiólogos tenían una mediana de tiempo de experiencia con TC mucho mayor que los radiógrafos (25 versus 12-15 años).
Francisco José Sánchez Laguna. Hospitales Universitarios “Virgen del Rocío” (Sevilla). R1.
@fransanlag

La Medicina, mi vocación... la Informática, mi pasión... Más información sobre mí en http://about.me/fransanlag.

Tagged with: , , , , ,
Publicado en Insights into Imaging

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: