Lesiones de la base del cráneo de origen extracraneal

Artículo original: Mosier KM. Skull base lesions: extracranial origins. Semin Ultrasound CT MR. 2013; 34:436-44.

http://dx.doi.org/10.1053/j.sult.2013.08.003

Línea editorial del número:

La quinta edición de la revista Seminars in Ultrasound, CT and MRI recopila toda la patología de la base del cráneo en valiosos artículos educativos, que incluyen la patología intracraneal y extracraneal, revisando con mayor profundidad la patología endocrina y vascular, así como  el abordaje pre y post-quirúrgico de este tipo de lesiones.

Motivos para la selección:

El diagnóstico diferencial de cualquier patología puede ser un arma de doble filo en el mundo radiológico, siendo más o menos amplio dependiendo de los conocimientos y la seguridad de cada radiólogo. Y con el convencimiento de que es más meritorio el excluir un diagnóstico basado en sus características semiológicas, que incluir una lista interminable de ellos, este artículo nos brinda herramientas para distinguir algunas patologías con características similares por imagen, todas de localización extracraneal y con afectación secundaria de la base del cráneo.

Resumen:

Se hace referencia a las lesiones extracraneales que afectan la base del cráneo, aquellas que asientan en la nasofaringe, en los senos paranasales y en  la fosa infratemporal. Sus características se describen a continuación:

1. Lesiones de la nasofaringe: son las que con mayor frecuencia invaden la base del cráneo, siendo más frecuente el carcinoma nasofaríngeo que el linfoma.

Límites anatómicos: el suelo del seno esfenoidal, el clivus y el aspecto anterior del cuerpo vertebral de C1 y C2. Importante recordar las fascias profundas (bucofaríngea, faringobasilar, alar y la fascia prevertebral) que actúan como barrera ante las neoplasias, siendo la vía de acceso directa a la base del cráneo. En la pared posterior también se encuentra la fosa de Rosenmüller o apertura de la trompa de Eustaquio, un sitio por el cual también suele invadir la base del cráneo el carcinoma nasofaríngeo.

Características radiológicas y estadiaje: En estadios tempranos (T1) se evidencia un crecimiento asimétrico de la nasofaringe, muy importante de reconocer ya que incluso en la hipertrofia adenoidea el crecimiento es simétrico, con una posterior extensión al espacio parafaríngeo (estadio T2). En las secuencias potenciadas en T1 de resonancia magnética (RM), se objetiva una pérdida de la hiperintensidad normal del clivus en caso de infiltración tumoral.  

La extensión tumoral al seno esfenoidal y a la base del cráneo, se considera T3. En este estadio es importante no confundir los fragmentos de la base del cráneo con matriz condral, que nos haría pensar en un cordoma o condrosarcoma (siendo las características semiológicas de hipointensidad en T2 y su localización en la línea media lo que nos permita afinar el diagnóstico). Se hablaría de T4 cuando existe invasión  orbitaria, intracraneana, de los nervios craneales o de la fosa infratemporal.   

La tomografía por emisión de positrones (PET) es de poca utilidad en este tipo de lesión, por la actividad metabólica del tejido adenoideo y linfoide que puede dar falsos positivos.

La diferenciación entre el carcinoma nasofaríngeo y el linfoma se hace teniendo en cuenta la menor frecuencia de invasión de la base del craneo del linfoma, la cuál expande y no infiltra el hueso, y se presenta como una masa exofítica, hipointensa en T2 con escaso realce.

2. Senos paranasales: la invasión ocurre en las lesiones que involucran la lámina cribosa y el seno esfenoidal, que suele ser el estesioneuroblastoma que invade el lóbulo frontal. Su estadificación se basa en la clasificación de Kadish (A-C).

3. Fosa infratemporal: donde se encuentra el músculo masticador y la mandíbula. Tumores como el sarcoma o carcinomas de células escamosas extensos que involucran al trígono retromolar pueden invadir la base del cráneo.

La afectación del cavum de Meckel puede resultar en atrofia por denervación, que se manifiesta como un realce del músculo masticador, complicando la valoración de la extensión tumoral.

Los Schwanomas que afectan el V par craneal pueden remodelar e incluso infiltrar localmente el ala mayor del esfenoides. Los angiofibromas recurrentes pueden también en algunas ocasiones invadir la base del cráneo.

Valoración personal:

Se trata de un artículo muy completo de  Seminars que  aborda aspectos anatómicos, semiológicos y hasta de estadificación tumoral, ejemplificando con imágenes muy ilustrativas lo planteado  textualmente.

Considero que se hubieran podido ampliar un poco más los hallazgos radiológicos, resumiéndolos en una tabla o en el mismo texto, ya que en su mayoría se puede extraer de los textos de las imágenes pero no se encuentra muy detallado en el artículo.

En general creo que es un artículo que vale la pena leer o al menos tener a la mano cuando nos enfrentamos algún tipo de lesión extracraneal con afectación de la base del cráneo, con el fin de ayudarnos en su diagnóstico diferencial.

Carolina Díaz Angulo. R3.
Complejo Hospitalario Universitario A Coruña.
mir.radiologia@gmail.com
Tagged with: , , , , ,
Publicado en Seminars in Ultrasound CT and MR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: