Optimización de la técnica de la TC craneofacial

Artículo original: Parmar HA, Ibrahim M, Mukherji SK. Optimizing craniofacial CT technique. Neuroimaging Clinics N Am. 2014; 24: 395–405.

http://dx.doi.org/10.1016/j.nic.2014.03.004

Palabras clave: Maxillofacial , CT, technique, optimization.

Abreviaturas y acrónimos utilizados: LCR (Líquido cefalorraquídeo), TC (tomografía computarizada), CTDI (índice de dosis de la TC), mGy (miliGrays), DLP (producto dosis-longitud), Kv (kilovoltaje), mA (miliamperios), cm (centímetro), ATCM (modulación automatizada de la corriente del tubo).

Línea editorial del número:

En el último número de Neuroimaging Clinics, el traumatismo craneofacial es el tema central.

Hay varias revisiones relevantes. Está el de las fracturas orbitales y faciales, así como el traumatismo de partes blandas asociado a las mismas, incluyendo el tema del trauma ocular con el cual los radiólogos no estamos muy familiarizados.

El artículo sobre el trauma de base de cráneo hace una revisión a fondo de la anatomía de la base del cráneo y de la fuga de LCR como una complicación frecuente y clínicamente importante, presentando técnicas clásicas y emergentes para su estudio.

Luego de la base de cráneo, la revista se aproxima a otros temas importantes como son el trauma del hueso temporal y sus complicaciones, el trauma cerebrovascular que es de gran prioridad clínica, y el trauma pediátrico cuyo enfoque es totalmente diferente al del adulto.

Todos los temas se sintetizan en el último artículo, escrito por cirujanos, que se centra en lo que los radiólogos deberíamos incluir en los informes, permitiendo un mejor acercamiento al enfermo por parte de los equipos multidisciplinarios.

Motivos para la selección:

Aunque la optimización de la TC craneofacial es el tema menos llamativo de todos, sus conceptos son bastante relevantes y deben ser conocidos desde el principio de la formación radiológica. Es por esto que decidí revisarlo, para intentar resumir los conceptos básicos que ayuden a su mejor entendimiento.

Resumen:

Aunque la TC craneal representa el 20% de los estudios de imagen en la práctica clínica, aporta el 60% de la radiación producida por los estudios radiológicos. Es por esto que los radiólogos deben conocer las diferentes técnicas para reducir este exceso de radiación.

Conceptos a recordar:

  • Medición de la dosis de radiación:
    • CTDI: se mide en miligrays (mGy). Equivale a la dosis media de las múltiples exploraciones en una TC, que es la dosis promedio en la región central sobre la cual se realizó la TC.
    • CTDIvol: se define como CTDIw/pitch.
    • DLP: se mide en miligrays-centimetro (mGy-cm). Es el resultado de multiplicar el CTDIvol por la longitud de la TC. Es la medición que generalmente se reporta en la TC.
  • Parámetros de adquisición de la TC:
    • La energía de los rayos x depende del Kv, así la relación entre dosis efectiva y Kv es exponencial. Es importante recordar que con un bajo Kv el contraste es mejor, sobre todo para el hueso y el yodo (estudio angiográfico).
    • El flujo de fotones es dado por los mA (la corriente del tubo) y el tiempo de rotación del gantry, es así que la dosis aumenta linealmente con el aumento de los mA, mientras que se reduce cuando el tiempo de rotación del gantry es menor. Se debe recordar que la reducción de los mA conlleva a un aumento en el ruido y una menor precisión diagnóstica.
    • El pitch es dado por el movimiento de la mesa y el tiempo de rotación del gantry, y es inversamente proporcional a la dosis de radiación.

En la actualidad existen diferentes estrategias para reducir la dosis del paciente. Entre ellas está la ATCM, que consiste en una modulación de la corriente del tubo (mA) según la contextura del paciente, la reducción del solapamiento de las imágenes al inicio y al final de un volumen escaneado de manera helicoidal, a través de movimientos independientes del colimador, la utilización de diferentes algoritmos de reconstrucción de imágenes y las reconstrucciones multiplanares las cuales eviten nuevas adquisiciones.

Se han planteado futuros avances en la reducción de la dosis como la modulación automatizada de la corriente del tubo según el órgano escaneado, la modulación del voltaje del tubo (Kv) e incluso nuevas técnicas de reducción del ruido en el procesamiento de las imágenes.

Valoración personal:

Es un artículo bastante denso que no sólo se aplica a la neurorradiología, además utiliza muchas siglas y aspectos técnicos que pueden resultar difíciles de seguir; sin embargo, el tener claros algunos conceptos básicos y detallando las imágenes presentadas en el artículo es suficiente para entender cómo influyen los cambios en los parámetros de adquisición de la TC en la variación de la dosis de radiación administrada.

Camilo Pineda Ibarra. R4
Hospital Clinic Barcelona
camipib@gmail.com
Tagged with: , , , , , , ,
Publicado en Neuroimaging Clinics of North America

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: