Tumores asociados a radiación en el sistema nervioso central, cabeza y cuello: lo que los radiólogos deberían saber

Artículo original:  Sakata A, Kanagaki M,  Okada T,  Yamamoto A,  Fushimi Y,  Okada T et al. Radiation-associated Tumors in the Central Nervous System and the Head and Neck: What Radiologists Should Know. Neurographics 2016, 6(2):88-97

DOI: http://dx.doi.org/10.3174/ng.2160148

Palabras claves: N/A.

Abreviaturas y acrónimos utilizados: 18F-FDG-PET (18-fluorina fluorodesoxiglucosa tomografía por emisión de positrones), SNC (Sistema Nervioso Central); NR (necrosis por radiación); RT (radioterapia); CCS (carcinoma celular escamoso.)

Línea editorial del número: Neurographics es una publicación que pertenece a la Sociedad Americana de Neurorradiología, siendo creada en el año 2011. Se trata de una revista dirigida a publicaciones en el ámbito de la radiología del sistema nervioso central que se emite de manera bimensual, constando en los meses de marzo-abril de 8 artículos, divididos en dos secciones: vascular extracraneal y cerebro.

En este número existen varios artículos muy interesantes, entre los que destacan el que presento, un artículo dedicado a los artefactos visualizados en el TC de cráneo y un tercero acerca de la anatomía y la patología a través de los estudios de resonancia magnética y secuencias de difusión.

Motivos para la selecciónConsidero que este tipo de artículos con el esquema “todo lo que el radiólogo debería saber” son verdaderamente útiles, sobre todo en el periodo de formación, ya que aporta los puntos claves que son realmente imprescindibles en la interpretación de temas concretos, lo cual nos salva de muchos aprietos cuando nos encontramos como residentes delante de determinados estudios.

El tema escogido me resulta de especial interés ya que los tumores secundarios a la radioterapia se reconocen cada vez más como una complicación a largo plazo de dicho tratamiento y, aunque su incidencia es relativamente rara (aproximadamente un 1%), sus ratios de morbilidad y mortalidad son altos, por lo que son eventos a tener en cuenta. Cualquier profesional que se enfrente a estos estudios debería contemplar dichos efectos adversos al realizar el seguimiento de los pacientes, para poder reconocerlos de manera temprana, ya que la imagen juega un papel importante en la detección, estadiaje, planificación terapéutica y seguimiento de este tipo de tumores.

El objetivo del artículo es reconocer las generalidades de este tipo de tumores, sus características clínicas y los hallazgos en la imagen de varios tipos de tumores secundarios a la radiación, ayudando a diferenciarlos de aquellos que no se asocian a un tratamiento radioterápico previo.

Resumen:

La radioterapia es un tratamiento muy efectivo (y necesario) en algunos tipos de tumores, pero puede elevar el riesgo de desarrollar tumores secundarios.

La neoplasias radioinducidas deben sospecharse en cualquier paciente que presente una masa dolorosa o edema en una zona previamente irradiada. Los métodos de imagen representan un importante papel en la detección, estadiaje, planificación del abordaje y seguimiento en este tipo de neoplasias aunque, desafortunadamente, muchas veces estas patologías son indistinguibles de un tumor primario esporádico. Reconocer la apariencia normal de los tejidos irradiados así como conocer algunas características clínicas y de imagen que aparecen en los tumores asociados a radiación, son factores importantes a la hora de elaborar un diagnóstico

Tradicionalmente existen unos criterios para sospechar un tumor asociado a la radiación, aunque éstos no abarcan todos los tipos de tumores:

1- El tumor no estaba presente antes de la radiación.

2- El tumor aparece en el campo radiado.

3- La nueva neoplasia aparece tras un largo periodo de latencia.

4- El tumor se comprobará histológicamente.

5- Existen diferencias histológicas entre el tumor primario y el secundario (de lo contrario se le consideraría una recurrencia)

6- No existe predisposición genética o factores de riesgo (como el retinoblastoma bilateral, síndrome de Li-Fraumeni o neurofibromatosis tipo 1 y 2)

Los tumores asociados a la radiación están relacionados con neoplasias pediátricas que incluyen neoplasias hematológicas, retinoblastoma y tumores cerebrales. La leucemia linfoblástica aguda es una causa importante de este tipo de tumores debido a su alta incidencia y la alta supervivencia que presenta gracias a los nuevos tratamientos quimioterápicos. También pueden producirse en los adultos, particularmente en los que han recibido radiación para tumores residuales cerebrales como un adenoma pituitario o un schwannoma.

En las zonas de cabeza y cuello, el CCS es la neoplasia primaria más comúnmente tratada mediante RT, así como el carcinoma nasofaríngeo indiferenciado. Linfomas, tumores de las glándulas salivares y sarcomas de partes blandas pueden ser tratados con radioterapia, así como condiciones benignas, como la hiperplasia tímica o la linfadenitis tuberculosa.

Los tumores asociados a la radiación, como los meningiomas y el glioma, se suelen producir en los márgenes de los campos radiados, los cuales reciben una menor dosis relativa (y no se induce la muerte celular), mientras que los sarcomas asociados a radiación surgen en áreas que han recibido dosis altas. Destacar que el uso de radioterapia en un gran volumen a bajas dosis está asociado a la aparición de tumores radioinducidos. Una alta dosis de radioterapia en un campo pequeño, como los rayos gamma, parece tener un riesgo bajo para este tipo de neoplasias.

En principio todos los pacientes, especialmente los niños, que han sobrevivido a una neoplasia, necesitan un periodo de seguimiento amplio debido a lo inusual y larga latencia de este tipo de tumores. Los estudios mediante resonancia magnética y ultrasonidos se consideran los métodos de seguimiento  debido a que no implican radiación. El riesgo acumulado en niños para desarrollar un tumor secundario es del 1.4% tras 20 años después de la radioterapia, mientras que en los pacientes tratados por tumores primarios del sistema nervioso central, este riesgo se sitúa en un 2% a los 15 años.

A continuación os presento unas tablas con los tumores más frecuentes asociados a tratamiento radioterápico y algunas de las características que pueden hacer que los confundamos:

Tumores más frecuentemente asociados a radioterapia en el SNC
Meningioma: el más frecuente. Edades más tempranas, múltiple y más agresivo que el tumor esporádico. Recurrencia. Heterogeneidad, marcado edema perilesional, superficie irregular, invasión de tejidos adyacentes y destrucción ósea son signos sugestivos pero no específicos.
Glioma: el segundo tumor más frecuente. Asociado a tumores astrocíticos de alto grado. Localizaciones atípicas, dentro del campo radiado. No presentan características tumorales que los diferencien de un glioma primario.
Tumores más frecuentemente asociados a radioterapia en cabeza y cuello
Carcinoma celular escamoso: frecuentemente asociado a áreas que han recibido baja dosis (canal auditivo) y alta dosis (maxilar y base lingual). No presentan diferencias significativas con los tumores esporádicos: tienen una composición homogénea y moderado realce tras la administración de contraste.
Sarcoma de partes blandas: Masa de señal heterogénea en secuencias T2 y alto realce con contraste. Suele acompañarse de destrucción ósea. Localización diferente al esporádico, predilección por zonas de alta dosis en región maxilar y mandíbula.
Osteosarcoma: Raro, pero cuando ocurre suele producirse en los huesos de la cara. Asociado con radioterapia en pacientes con retinoblastoma bilateral. Osteolítico predominantemente.
Condiciones asociadas a la radioterapia que pueden simular tumores radio-asociados.
Radionecrosis: Típicamente localizada donde el tumor primario. Ocurre entre 3 meses y 2 años post-RT, mientras que los tumores asociados a radioterapia suelen tener latencias más largas. Captación de contraste en anillo o de forma irregular en RM (“en queso suizo”). Coeficiente de difusión menor, asociado a hipometabolismo comparado con una recurrencia local. Localización clásica bitemporal. Formaciones quísticas pueden estar presentes.
Malformación cavernomatosa: Apariencia distintiva del nidus, con muy poco edema o sin él. Típica apariencia en “palomita de maíz” en secuencias T2.
Osteoradionecrosis:  En las lesiones óseas constituye el principal diagnóstico diferencial con el osteosarcoma asociado a radiación. Suele producirse en la mandíbula, por su localización superficial y pobre aporte sanguíneo. 1-3 años post-RT. Raro en adultos con dosis <60 Gy o niños con dosis <20 Gy. Área lítica focal que puede acompañarse de adelgazamiento cortical. No suele asociar masa de partes blandas, a diferencia del sarcoma.

Valoración personal: Se trata de un artículo bajo mi punto de vista muy interesante, bien estructurado y que explica de manera sencilla una patología bastante compleja y en la que debemos pensar cuando realizamos controles oncológicos, los cuales suelen ser el grueso de los estudios en muchos de nuestros hospitales.

Puntos débiles:

  • No diferencia con precisión muchas veces la apariencia de los tumores esporádicos de los tumores asociados a radiación.
  • Echo en falta más imágenes en el artículo original.
  • Me hubiera gustado una tabla más extensa que comparase características de tumores esporádicos y radio-inducidos.

Puntos fuertes:

  • Da un repaso a los tumores que más frecuentemente cursan con tumores radio-inducidos posteriormente.
  • Me parece un tema muy interesante y un formato de artículo muy atractivo para el lector.
  • Las revisiones de temas creo que ayudan a la hora de estudiar y dan una idea global del tema a tratar.
Sara Lojo Lendoiro
Hospital de Mérida. R2
sara.lojo.lendoiro@gmail.com
Tagged with: , , , , , , ,
Publicado en Neurographics, Revistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: