Análisis de costes de la tomosíntesis digital en la gestión de lesiones torácicas sospechosas

Artículo original: Quaia E et al. “Diagnostic imaging costs before and after digital tomosynthesis implementation in patient management after detection of suspected thoracic lesions on chest radiography”. Insights Imaging. 2014; 5(1):147-55.

http://dx.doi.org/10.1007/s13244-013-0305-1

Sociedad: ESR (@myESR)

Palabras clave: Radiography, CT, tomosynthesis, lung, chest, per-patient cost.

Abreviaturas y acrónimos utilizados: ESR (European Society of Radiology), TC (tomografía computarizada), TSD (tomosíntesis digital).

Línea editorial del número.

Nunca me había atrevido con este apartado de las revisiones porque cada número de Insights into Imaging me parecía demasiado heterogéneo como para encontrar una (o saber hacerlo). Pero quiero romper esta tendencia y tratar de hacerlo tan bien como el resto de mis compañeros.

Dentro de la heterogeneidad de temas, Insights suele tener 4 tipos de artículos: informes o declaraciones de grupos de trabajo o sociedades, revisiones de casos/imágenes y artículos originales.

En lo que respecta a publicaciones institucionales, tenemos una actualización del libro blanco sobre telerradiología del grupo de trabajo de la ESR y dos informes sobre la derivación de imágenes en Europa.

En las revisiones de casos/imágenes, el aparato genitourinario tiene dos: uno sobre los efectos de la radioterapia en los hallazgos radiológicos y otro sobre el papel de la Radiología en el struma ovarii.

También tenemos una revisión interesante sobre masas sólidas malignas en retroperitoneo.

La columna vertebral y el sistema nervioso central están bien representados por: evaluación del trauma cervical, prevalencia de cambios morfológicos toracolumbares y una revisión de la resonancia magnética en los meningiomas.

Para finalizar el número, tenemos dos interesantes artículos sobre gestión y costes. Uno lo analicé en mi revisión anterior y el otro es el motivo de la actual.

Motivos para la selección.

Sigo en la senda de seleccionar artículos más centrados en la gestión que en la interpretación radiológica. Tras introducir los fundamentos financieros para radiólogos y revisar el impacto de usar dispositivos portátiles para el intercambio de imágenes entre instituciones, el artículo que reviso hoy me llamó la atención no sólo porque analiza los costes antes y después de implementar una nueva técnica, sino también porque el cambio supone una reducción de la radiación recibida por los pacientes.

Otra cuestión que me atrajo fue la patología tratada: las lesiones sospechosas detectadas en la radiografía convencional de tórax. Durante mi formación como médico de familia, la radiología convencional de tórax era una de las técnicas que más desasosiego y dudas me producía. Y no fueron pocas las placas que envié para informar (eran tiempos previos a la radiología digital).

Para terminar, debo confesar que me llamó la atención la técnica en la que se centra el artículo (la tomosíntesis digital) porque no la conocía.

Resumen.

La TSD es una técnica tomográfica, como la TC, que necesita una menor dosis que ésta y que puede implementarse fácilmente al utilizar el mismo equipo que la radiología convencional de tórax. El tubo de rayos X se mueve para tomar imágenes desde diferentes ángulos. Aprovechando el efecto de paralaje, podemos enfocar las estructuras a diferentes profundidades generando una imagen tridimensional.

El procedimiento del estudio era el siguiente: dos radiólogos expertos evaluaban la radiología convencional y la TSD (si procedía). Informaban de forma independiente y si había discrepancias, se implicaba a un tercer radiólogo para llegar a un consenso sobre el manejo del paciente. A los pacientes cuya TSD detectaba una lesión pulmonar no calcificada se les realizaba una TC.

Los informes de TC se realizaban por consenso de dos radiólogos expertos.

De los 465 pacientes válidos para el estudio, 229 mostraron lesiones pulmonares (193) y pleurales (36) en la TSD. Los 236 restantes fueron descartados como pseudolesiones. 127 pacientes (el 27%) necesitaron una TC mientras que las dudas que la radiología convencional generó en el resto (338, un 73%) fueron resueltas por la TSD. El coste medio por paciente de la radiología convencional, la TSD y la TC fueron 15,15€, 41,55€ y 113,66€ respectivamente. La TSD permitió un ahorro anual de 8.090,2€ (si consideramos TC sin contraste) y de 19.298,12€ (considerando TC con contraste). El umbral de rentabilidad (es decir, el número mínimo de pruebas que se necesitan hacer para que la implantación sea rentable) de la TSD es de 479.

Valoración personal.

En general me parece un artículo muy bien hecho. Bien es cierto que se trata de un estudio unicéntrico y, por tanto, no resulta válido para generalizar conclusiones. Pero sus resultados son alentadores y nos dan pie a seguir investigando por esta vía.

Otra limitación es que el grupo de pacientes incluidos era muy heterogéneo (se realizaron la primera prueba de imagen por diferentes motivos clínicos). Como bien indican los autores, si se hubiera afinado en el diagnóstico de presunción a la hora de incluir a los pacientes, quizás los resultados serían diferentes (entiendo que más a favor de la implantación de la prueba).

Podemos destacar más puntos fuertes que débiles. Por ejemplo, el procedimiento seguido en la evaluación de las imágenes me parece bastante bueno. Y explican muy bien cómo han hecho el análisis de costes. Éste ha sido realizado con exhaustividad (por ejemplo, tenido en cuenta costes variables asociados como mantenimiento, depreciación, fármacos, material fungible, personal…) para intentar eliminar su impacto sobre el resultado final. Y además lo han explicado muy bien, permitiendo no sólo reproducir el estudio, sino también aprender de la lectura del artículo.

Asimismo han conseguido que me quede claro en qué consiste la TSD, lo que es muy de agradecer, pues era uno de mis objetivos al empezar a leer este artículo.

Me gusta leer este tipo de artículos porque siempre aprendo conceptos nuevos. Me parece muy interesante que se introduzca el concepto de umbral de rentabilidad, aparentemente más cercano al mundo empresarial pero que tiene necesaria aplicación en el ámbito sanitario público y, por tanto, debemos conocerlo. Además, nos ayudan a tener una visión crítica muy necesaria a la hora de plantearse introducir cambios en nuestra forma de trabajar. Lo que leemos en este artículo debería ser lo exigible en lo que respecta a la gestión de nuestros servicios. Todo esto me recuerda uno de los conceptos que más ha marcado mi formación en gestión (y cuya revisión recomiendo): la rueda de Deming (planificar, hacer, verificar, actuar).

Francisco José Sánchez Laguna. R1.
Hospital Universitario “Virgen del Rocío” (Sevilla).
@fransanlag

La Medicina, mi vocación... la Informática, mi pasión... Más información sobre mí en http://about.me/fransanlag.

Tagged with: , , , , , , , , ,
Publicado en Insights into Imaging

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: