La columna postquirúrgica: lo que el cirujano necesita saber

Artículo original: Bittane R, de Moura A, Lien R. The Postoperative Spine: What the Spine Surgeon Needs to Know. Neuroimaging Clinics of North America2014; 2(24):295–303.

http://dx.doi.org/10.1016/j.nic.2014.01.006

Palabras clave: Postoperative spine, spinal surgery imaging, complications.

Línea editorial del número:

El número del mes de mayo de Neuroimaging Clinics of North America trae como tema central la columna postquirúrgica. Aunque puede ser bastante específico siempre es bueno tenerlo presente, ya que el conocimiento de los hallazgos normales y anormales en los procedimientos más comúnmente realizados en la columna vertebral facilita una adecuada interpretación de las pruebas.

Con este propósito cabe destacar dos artículos, el primero es acerca de lo que el cirujano de columna necesita que le cuente el radiólogo, dando datos claves en relación a lo que debemos mirar en esta clase de pacientes y el segundo artículo trata de las complicaciones postoperatorias, algo que siempre se debe tener en cuenta.

En conclusión, la edición de este mes está bastante bien aunque tiene algunos artículos que están muy focalizados en un tema particular.

Motivos para la selección:

Decidí escoger este artículo porque creo que es un tema en el que los radiólogos somos indispensables. Los cirujanos dependen de nuestra interpretación para tomar las decisiones correctas en el manejo del paciente.

Aun así, muchas veces los radiólogos desconocemos el abordaje quirúrgico, los materiales utilizados y su correcto anclaje o posicionamiento.

Este artículo da herramientas fundamentales en la evaluación de la columna postquirúrgica permitiéndonos dar una mejor respuesta a las dudas del cirujano.

Resumen:

Las cirugías de columna vertebral pueden dividirse en tres categorías:

  1. Procedimientos descompresivos (en su mayoría realizados desde un abordaje posterior): laminotomía, laminectomía y laminectomía con facetectomía total o parcial.
  2. Procedimientos de estabilización y fusión: Generalmente usados en enfermedad degenerativa discal, espondilolistesis, trauma, tumores e infección; en donde se usan placas y varillas con tornillos transpediculares (usados en columna dorsal y lumbar), estos últimos no deben superar la cortical anterior del cuerpo vertebral y deben estar centrados en el pedículo. Existen también tornillos translaminares o facetarios, o espaciadores de cuerpos vertebrales (posicionados en el espacio intervertebral luego de una discectomía). El abordaje posterior se usa cuando es necesario también un procedimiento descompresivo, si no es necesario descomprimir o el motivo quirúrgico no es dolor secundario a enfermedad del disco intervertebral se realiza un abordaje anterior.
  3. Procedimientos adicionales: Incluyen reemplazo del cuerpo vertebral para escisión tumoral, trauma o infección; artroplastia del disco en caso de enfermedad degenerativa del mismo; dispositivos de estabilización dinámica usados para el dolor lumbar por enfermedad degenerativa.

En la interpretación de los cambios postquirúrgicos hay que tener presente:

  • Las estructuras óseas son mejor visualizadas en TC mientras que para tejidos blandos es mucho mejor la RM.
  • En la TC el aumento de la radiolucencia alrededor del material de osteosíntesis (tornillos) se traduce en un aflojamiento del mismo que eventualmente podría conducir a una pseudoartrosis.
  • En el caso de los espaciadores de cuerpos vertebrales es importante monitorizar su posición en planos vertical y horizontal mediante TC. Normalmente tienen una marca posterior, así una correcta posición está dada por la localización anterior de la marca a 2 mm al borde posterior del cuerpo vertebral.
  • Tener presente que pueden haber cuerpos extraños (en RM las gasas son hipointensas en T1 y T2, y asocian una captación de contraste alrededor de ellas).
  • Tras una laminectomía, el saco dural puede protruir a través del defecto y puede ser confundido en RM con un pseudomeningocele.
  • Los cambios post-discectomía recientes (rotura del anillo fibroso y edema epidural) y tardíos (fibrosis epidural) pueden confundirse con una nueva herniación del disco.
  • El disco intervertebral intervenido puede volver a herniarse tras la cirugía, sin significar que ésta sea la causa del dolor del paciente.
  • Recordar el síndrome de la cirugía fallida (failed back surgery síndrome) que se caracteriza por dolor residual e incapacidad funcional. Puede ser resultado de herniación discal residual, aracnoiditis, radiculitis o falla al identificar la causa del dolor inicial.
  • Valorar siempre las partes blandas y los tejidos adyacentes.

Valoración personal:

Es un artículo relativamente corto que da mucha información acerca del abordaje quirúrgico de la columna vertebral, dando las bases suficientes para interpretar las pruebas y redactar un informe correcto que responda a las necesidades de los cirujanos. En este sentido, es un artículo que vale la pena tener a mano, no obstante se echa en falta información acerca de las complicaciones postquirúrgicas, apartado que los autores apenas desarrollan a lo largo del mismo.

Camilo Pineda Ibarra. R4.
Hospital Clinic Barcelona.
cpineda@clinic.ub.es
camipib@gmail.com
Tagged with: , , , , , ,
Publicado en Neuroimaging Clinics of North America

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: