Seguridad en RM: ¿qué debe saber el radiólogo?

Artículo original: Tsai LL, Grant AK, Mortele KJ, Kung JW, Smith MP. A practical guide to MR Imaging Safety: What Radiologists need to know. Radiographics. 2015; 35: 1722-1737

http://dx.doi.org/10.1148/rg.2015150108

Sociedad a la que pertenece: RSNA (@RadioGraphics)

Palabras clave: N/A

Abreviaturas: ACR (American College of Radiology), eGFR (Fracción de excreción glomerular), FDA (Food and Drug Administration), MCBG (medios de contraste basados en gadolinio), FSN (fibrosis sistémica nefrogénica), TAE (tasa de absorción específica), RSNA (Radiological Society of North America).

Línea editorial del número:

Radiographics es una revista líder en Radiología, de publicación periódica de carácter bimestral. El artículo que reviso pertenece a un volumen especial dedicado a la calidad, aspectos no interpretativos y a la seguridad en Radiología. Teniendo en cuenta que estamos en el mes en que se celebra el día mundial de la Radiología, Radiographics contribuye con su número a la optimización de nuestro trabajo, ajustando dosis, minimizando riesgos y realizando un control de calidad, aspectos todos ellos fundamentales en la optimización de nuestros servicios de Radiología. Destaco especialmente los artículos dedicados a la seguridad en embarazadas y la lactancia, los riesgos de los medios de contraste y la radiación.

Motivos para la selección:

La RM es una prueba de imagen indispensable hoy en día, proporciona gran información diagnóstica, con la ventaja inherente de la ausencia de radiación ionizante. Los continuos avances en sus técnicas de procesamiento y la aparición de nuevas secuencias han aumentado significativamente sus aplicaciones ya no solo diagnósticas sino también pronósticas y funcionales.

Por ello, la RM es una técnica en auge de la que todavía no conocemos su fin, con gran margen de evolución todavía. Los servicios de Radiodiagnóstico que cuentan con equipos de RM deben contar con personal capacitado y correctamente formado tanto en la interpretación de imágenes como de forma fundamental en materia de seguridad.

He seleccionado este artículo porque creo que es indispensable para el radiólogo en materia de seguridad en RM.

Resultados más destacables:

Introducción:

El equipo de RM consiste en un imán de gran tamaño, bobinas, antenas y gradientes que crean un campo magnético fuerte que es la base de su funcionamiento.

Su fundamento físico es el comportamiento de los protones de hidrógeno de los distintos tejidos del cuerpo humano cuando son sometidos a un campo magnético, que les hace pasar por distintos estados de excitación que serán detectados por antenas receptoras y procesados por equipos informáticos para obtener la imagen de RM con la que trabajamos.

Este principio físico en el que no hay radiación ionizante y con ello la ventaja de no provocar los efectos biológicos propios de esta radiación, no hacen de la RM una técnica de imagen exenta de riesgos. En este artículo se analizan la seguridad y los riesgos de la RM provocados desde los dispositivos que forman el equipo hasta aquellos relacionados con el paciente, que debemos conocer para prevenir y para saber actuar en caso de que se produzcan eventos e incluso emergencias dentro de la sala.

Hardware de RM:

Las unidades de imagen de RM consisten en tres sistemas fundamentales:

–    Imán principal: es una gran bobina de alambre que produce un campo magnético cuando es sometido a una corriente eléctrica. Se coloca dentro un recipiente aislado de helio líquido.

–   Sistemas de gradientes: provocan rápidas fluctuaciones de corriente que causan movimientos microscópicos de las bobinas. Permiten la codificación espacial de la señal de RM. Son los mayores responsables de la contaminación acústica de la RM. Requieren sistemas de refrigeración y aislación especiales.

–   Sistema de radiofrecuencia: bobinas emisoras y receptoras, de diferentes formas y tamaños. Están sintonizadas a la frecuencia de precesión.

El artículo está redactado de acuerdo a las directrices de la FDA y de la ACR. Se clasifican los dispositivos como seguros, inseguros y condicionales en función de su carga ferromagnética y metálica que supondrían un peligro para la RM y el paciente. Remitiéndonos a la web www.mrisafety.com como base de datos de recomendaciones y de seguridad de dispositivos médicos.

Los mecanismos por los que la RM puede provocar lesiones son:

  1. Fuerzas de traslación y torsión: al introducir objetos metálicos (dispositivos e implantes)  y someterlos a un campo magnético. Las suturas quirúrgicas, vasculares y los stents son dispositivos pasivos sin componentes ferromagnéticos. Algunos stents coronarios y los endoclips gastrointestinales requieren un tiempo de espera desde su implantación a la realización de la prueba.
  2. Lesiones proyectil: cuando un dispositivo ferromagnético se acerca demasiado al imán (camas, sillas de ruedas, bombonas de oxígeno).
  3. Tasa de absorción específica elevada (TAE): se mide en watios/kg. El límite son 4 W/kg. Aumenta con la fuerza del campo magnético. Esta tasa debe ser controlada en cada paciente y comunicarla en caso de sobrepasarse.
  4. Quemaduras: son poco frecuentes pero pueden llegar a ser mortales. Ocurren por contacto directo de la piel con la antena, evitándose con su aislamiento correcto. Así como por inducción electromagnética con objetos que contengan pequeñas cantidades de material conductor, como los parches transdérmicos y ropa del paciente. El rímel también puede provocar artefactos, y los tatuajes realizados con tinta muy oscura pueden sobrecalentarse y provocar incomodidad, además de artefactar la imagen.
  5. Neuroestimulación periférica: en brazos y más frecuentemente en piernas, consecuencia del campo magnético cambiante.
  6. Interacciones con dispositivos e implantes activos: debe supervisarse su composición ferromagnética, siendo dispositivos condicionales.
  7. Lesiones acústicas: el intenso ruido es debido a los sistemas de gradientes. Deben proporcionarse protectores acústicos desechables a los pacientes.

RM con contraste: el material de contraste empleado son los MCBG. En la mayoría de los casos es tolerado por los pacientes. Sin embargo, en caso de pacientes con factores de riesgo (insuficiencia renal, diálisis, diabetes mellitus) debe prestarse especial atención al posible deterioro de la función renal. La fibrosis sistémica nefrogénica  es una patología infrecuente que cursa con fibrosis similar a la esclerodermia y fracaso renal, pudiendo provocar la muerte del paciente. En casos de antecedentes de reacción anafiláctica debe administrarse premedicación. El MCBG se excreta en pequeñas cantidades en la leche materna, no siendo una contraindicación para continuar la lactancia, aunque debe ofrecerse esa posibilidad las 24-48h tras realizar el examen.

RM en pacientes pediátricos: deben aplicarse las mismas restricciones y medidas de seguridad que en adultos. Teniendo en cuenta que pueden moverse, además de sentir miedo o ansiedad, podrían estar acompañados durante la realización de la prueba o necesitar sedación.

RM en pacientes incapacitados: debe interrogarse al tutor legal y revisar los antecedentes y pruebas de imagen previas. En caso de no disponerse de éstas podrían realizarse radiografías para detectar posibles dispositivos no seguros.

RM en embarazadas: no hay evidencia de los posibles efectos nocivos de la RM en mujeres embarazadas. Se recomienda valorar cada caso individualmente según los riesgos y beneficios posibles, teniendo especial consideración con el primer trimestre de embarazo.

Zonas de la sala de RM: se divide en 4 zonas con restricción de acceso progresiva.

  • Zona I: acceso libre, salas de espera sin restricciones.
  • Zona II: es el lugar en el que se hace la historia al paciente antes de la prueba. Los pacientes deben estar bajo supervisión médica.
  • Zona III: potencialmente peligrosa, contiene la sala de control. Su acceso debe ser restringido.
  • Zona IV: es la sala en la que se encuentra el imán. Su acceso es restringido y debe supervisarse a todas las personas que accedan.

El personal sanitario de imagen debe realizar programas de seguridad con certificación anual, dividiéndose en nivel 1 y nivel 2 en función de su responsabilidad y sus restricciones de acceso.

Emergencias en la sala de RM: se debe contar con los dispositivos médicos necesarios para actuar en caso de emergencia del paciente dentro de la sala, teniendo que parar el equipo. Así mismo el personal debe conocer cuándo activar el mecanismo de quench.

Valoración personal:

Se trata de un artículo muy completo y a la vez extenso. Considero muy positiva la pormenorizada visión que ofrece de los riesgos de la RM. Analiza todo aquello que supone un riesgo en la RM, desde la máquina al personal sanitario. Otro aspecto a destacar es que no pretende ser un manual en el que aparecen detallados todos los dispositivos sino que nos explica la causa y nos remite a una completa base de datos para comprobar éstos. Me parece un buen artículo porque describe y nos intenta hacer entender, ya que comprender el porqué de las cosas es una de las grandes aspiraciones que debe tener un médico.

Patricia Camino Marco. R3.
Hospital General Universitario de Albacete.
patriciapascm87@gmail.com
https://twitter/cornelya87

R4 de Radiodiagnóstico. Complejo Hospitalario Universitario de Albacete

Tagged with: , , , , , , , , , ,
Publicado en Radiographics, Revistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: