Linfoma extranodal mamario.

Artículo seleccionado: Nicholson BT, Bhatti RM, Leonard Glassman L. Extranodal Lymphoma of the Breast. Radiol Clin N Am 2016 54:711-726.

DOI: http://dx.doi.org/10.1016/j.rcl.2016.03.005

Sociedad: N/A

Palabras clave: Extranodal lymphoma, breast lymphoma.

Abreviaturas y acrónimos utilizados: Mx (mamografía), US (ecografía), RM (Resonancia Magnética), TC (Tomografía Computerizada), 18 FDG PET-TC (18- Fluoro- deoxi – glucosa Tomografía emisión de Positrones- Tomografía Computerizada).

Línea editorial del número:

Radiologic Clinics of North America es una revista bimensual que en cada número publica distintos artículos sobre un mismo tema. Este formato es muy interesante pues te permite abordar un mismo tema desde múltiples perspectivas y por tanto de forma muy completa, facilitando su aplicación práctica. Este mes aborda el tema del linfoma extranodal con 9 artículos. El primero de ellos es sobre patología general de los linfomas extranodales y se sigue de artículos más concretos de linfoma del SNC, linfoma torácico, linfoma cardiaco, linfoma genitourinario, linfoma gastrointestinal, linfoma mamario, linfoma en pacientes pediátricos y linfoma del sistema musculoesquelético.

Motivo para la selección:

En esta revisión, la selección del artículo ha sido complicada puesto que todos los artículos  de la revista son revisiones que compartían un mismo tema científico. El linfoma de la mama es una entidad poco frecuente, difícil de distinguir de otras neoformaciones mamaria con las pruebas radiológicas y que además requiere un tratamiento distinto.

Resumen:

El linfoma mamario es un tumor raro, aunque supone el primer cáncer de tejido extramamario en la mama.  Afecta sobretodo a mujeres en la 5ª o 6ª década y el subtipo histológico más frecuente son los linfomas no Hodgkin secundarios, en concreto el linfoma difuso de células B. Se manifiesta como masa palpable y es muy importante distinguirlo de los carcinomas mamarios pues el tratamiento es diferente, basándose en quimioterapia y radioterapia, y el pronóstico es mejor, siendo mayor la supervivencia a largo plazo.

En cuanto al proceso diagnóstico, en pacientes mayores de 40 años, debe iniciarse con una mx. Esta última va a demostrar un nódulo único, de alta densidad, de morfología redondeada u ovalada y con bordes circunscritos o parcialmente circunscritos.  En la TC, pese a no estar indicada en estos casos, el linfoma va a tener las mismas características radiológicas. Los linfomas de alto grado, asocian además, un engrosamiento y edema mamario difuso. A esto hay que añadir que es poco frecuente la asociación con otros signos de sospecha como engrosamiento y retracción cutánea, afectación del pezón o eritema.

En segundo lugar, la US es la prueba inicial de elección en pacientes menores de 40 años. Va a revelar una masa única hipoecogénica, de morfología redondeada u ovalada, con un patrón mixto de características acústicas posteriores y sin otras características asociadas.

En tercer lugar, la presentación radiológica más habitual en la RM es un nódulo, de morfología redondeada u ovalada,  hiperintenso en secuencias potenciadas en  T2 e isointenso en secuencias potenciadas en T1.  Suele apreciarse un realce interno homogéneo con una fase inicial rápida y una fase tardía mixta, con persistencia y disminución del contraste.

Finalmente, el 18F-FDG PET demuestra intensa captación del isótopo. Asimismo, el 18F-FDG PET-TC es la técnica de elección para el estudio de extensión.

Todos estos hallazgos no son específicos y se solapan con los hallazgos de los carcinomas mamarios e incluso con signos radiológicos de tumores benignos como quistes simples y adenomas. Por ello, en todos los casos es necesario un diagnóstico histológico, que puede realizarse guiado por las técnicas de imagen nombradas.

Por último, existen 2 subtipos de linfoma a destacar. Por un lado, el linfoma de Burkitt que es una linfoma de alto grado y por ello sus características radiológicas son más agresivas. Ocurren principalmente en mujeres embarazadas o en el puerperio. Por otro lado, el linfoma anaplásico de células grandes se asocia a implantes mamarios y se manifiesta radiológicamente por colecciones encapsuladas adyacente a dichos implantes.

Valoración personal:

Se trata de una revisión sobre el linfoma mamario muy completa. No sólo aborda el proceso y hallazgos diagnósticos sino que también la epidemiología, la fisiopatología, la presentación clínica, el diagnóstico histológico y el tratamiento. Además, está ilustrado con múltiples casos con correlación radiopatológica y se acompaña de tablas-resúmenes muy bien sintetizadas.

Como punto negativo, tan sólo me hubiera gustado algo más de información sobre la RM. A pesar de que esta técnica no está recomendada en esta patología, es la prueba que más dudas plantea en cuanto a técnica e interpretación.

Clara Morandeira Arrizabalaga

Hospital Universitario Basurto, R3.

morandeiraclara@gmail.com
Tagged with: , , , , , , , , , ,
Publicado en Revistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: