Traducción radiológica de las infecciones del tracto urinario y órganos genitales masculinos.

Artículo original: Cross-sectional imaging of complicated urinary infections affecting the lower tract and male genital organs. Insights Imaging (2016) 7:689–711.

DOI: https://doi.org/10.1007/s13244-016-0503-8

 

Palabras clave: Lower urinary tract. Urinary tract infection. Urinary sepsis. Computed tomography (CT). Magnetic resonance imaging (MRI).

Abreviaturas y acrónimos utilizados: infecciones del tracto urinario (ITU), TC (tomografía computarizada), RM (resonancia magnética).

 

Línea editorial del número:

Revista fundada por la Sociedad Europea de Radiología (ESR), creando una plataforma para materiales educativos, directrices y recomendaciones y un foro para discutir los temas controvertidos. En el mes de octubre publica nueve artículos entre los que se encuentran, infecciones del tracto urinario, las malformaciones en los genitales femeninos o las enfermedades poco comunes de la arteria poplítea.

A destacar que desde 2012, esta revista es de libre acceso y todos los artículos publicados desde entonces están disponibles gratuitamente.

 

Motivos para la selección:  

Las infecciones urinarias son unas de las principales consultas de los servicios de urgencias presentando un amplio espectro, desde la típica ITU hasta la sepsis urológica y el drenaje de un absceso. He elegido este tema porque es muy importante la asociación clínica con los hallazgos radiológicos, saber lo que hay que incluir en el informe radiológico y cuándo están indicadas pruebas de imágenes, ya que la mayoría de estas infecciones son de diagnóstico clínico.

Resumen

Los servicios de urgencias de todo el mundo son visitados cientos de miles de veces por con infecciones del tracto urinario (ITU). El mecanismo de acción de las infecciones es  ascendente, a través de la uretra aunque a veces ocurre por vía hematógena o linfática. Otro mecanismo frecuente son las causadas por el sondaje urinario o instrumentación urológica que producen el 40% de las infecciones hospitalarias.  El microorganismo más frecuente es la E. Coli, causante del 60-70% de las infecciones y es la bacteria con más resistencia a los antibióticos.

 

Los síntomas de las infecciones urinarias van desde el cuadro asintomático hasta la sepsis urológica, pasando por la clásica sintomatología de tenesmo vesical, disuria, aumento de la frecuencia urinaria, etc. Dentro de las causas de sepsis la de origen urológico es la de mejor pronóstico, presenta un 20-40% de mortalidad sobre todo en población anciana e inmunodeprimida.

En las últimas décadas la TC y la RM han tenido muchos avances con unas imágenes muy mejoradas para el sistema genitourinario, sin embargo hay muy poca literatura que describa las alteraciones en TC o RM de las infecciones del tracto urinario inferior. Este artículo presenta casos basados en  la experiencia de un hospital terciario.

Según las guías europeas de urología las complicaciones de las infecciones del tracto urinario están asociadas con anomalías funcionales o estructurales.

Indicaciones de las pruebas de imagen en ITU:

  • En mujeres jóvenes con ITU inferior sin alteraciones funcionales o estructurales generalmente sólo requieren análisis de laboratorio y microbiológico.
  • Los pacientes con infecciones recurrentes o que no responden  a los antibióticos.

El objetivo principal de las pruebas de imagen en la urosepsis son:

  • Confirmación de una causa urológica.
  • Detectar obstrucción o abscesos que requieren drenaje o intervención quirúrgica.
  • Detectar litiasis o cuerpos extraños como catéteres.

ECOGRAFÍA: No invasiva, reproducible y de bajo coste, rápida y accesible, por lo que se convierte en la primera prueba de imagen. Sus principales usos son:

  • La ecografía abdominal se usa para ITU bajo.
  • Eco doppler transescrotal para síntomas escrotales y perineal.
  • Ecografía transanal para detección de masas o colecciones prostáticas y de vesículas seminales.
  • Seguimiento no invasivo postratamiento de las anormalidades o enfermedades detectados en TC.

TC: Es una técnica de mejor precisión y localización  para la identificación de litiasis, colecciones o abscesos uroteliales.

La principal indicación es la confirmación de la urosepsis o sepsis de origen desconocido.

Ofrece beneficios para detectar focos de infección o posibles anomalías del tracto urinario, o en pacientes con sospecha de infección o factores de riesgo como la diabetes, inmunodeprimidos, nefropatías, patología obstructiva o instrumentación del tracto urológico.

El estudio recomendado es una fase basal, sin contraste, para detectar litiasis, administración de contraste y adquisición de las imágenes a los 75 segundos (nefrográfica) y una fase excretora a los 5-20 minutos después de la inyección. En las últimas actualizaciones se realiza una fase combinada nefrográfica y excretora para la reducción de la radiación.Hay que tener cuidado con la irradiación sobre todo en pacientes jóvenes en edad reproductiva, con lo que se debe reducir la radiación, sería suficiente con 8-12 mGy. Se recomienda las reconstrucciones coronales o a veces incluso MIP (máximum-intensity projection).

RM: Excelente técnica para la visualización de la pelvis, genitales o estructuras perianales con gran resolución y caracterización de los tejidos.  Aunque como todas las técnicas tiene sus limitaciones siendo no sensible para el gas o las calcificaciones.

En este artículo se considera útil para investigar sobre enfermedades de la vejiga urinaria, próstata o vesículas seminales después de no encontrar nada en ecografía o TC o como prueba diagnóstica de primera línea en pacientes jóvenes.

La RM podría decirse que es la mejor técnica para la evaluación de enfermedades periuretrales o peneanas y alteraciones perianales, perineales o escrotales.

Las secuencias básicas a realizar son  T2, STIR  (short-tau inversion recovery) o saturación grasa, gradiente de eco T1, T1 THRIVE (high resolution isotropic volumen excitation), tras la administración de gadolinio.

PATOLOGÍA VESICAL:

CISTITIS INFECCIOSA AGUDA:

La mayoría de los pacientes no tienen engrosamiento parietal, cuando esto ocurre es por infecciones recurrentes debido a la hipertrofia del detrusor. Se puede observar un engrosamiento mural difuso, alrededor de 1cm de grosor, en TC con pobre realce de contraste intramural. Cambios inflamatorios que causan aumento de la densidad de la grasa perivesical, particularmente frecuente en diabéticos y  cistitis enfisematosa.

La RM muestra superioridad con respecto a la TC ya que nos permite visualizar las capas de la pared  y muestra el músculo detrusor y pudiendo decir si es focal o difusa

ABSCESO VESICAL: Puede ser intramural o exofítico. El diagnóstico de un absceso es crucial ya que hay que drenarlo de forma percutánea y quitar un foco séptico. Cuando no se observa comunicación con la luz de la vejiga debemos diferenciar entre absceso mural  o infección de un divertículo.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL DE LA INFECCIONES VESICALES

En el diagnóstico  diferencial de la cistitis infecciosa activa hay que excluir el carcinoma debido al engrosamiento parietal. El carcinoma generalmente tiene un engrosamiento de la pared focal y si sobrepasa la pared hay un aumento de la densidad de la grasa. La infección tiene una densidad heterogénea y con aumento de la densidad de la grasa perivesical.

El adenoma nefrogénico y la malacoplaquia ocurre en diabéticos e inmunodeprimidos con hematuria, proteinuria e incontinencia urinaria. Ocurre por la conificación y la irritación crónica secundaria a cálculos, infecciones o intervenciones, lo que produce metaplasias y así dando lugar a las entidades anteriormente descritas.

Infecciones como la tuberculosis (TBC) o la esquistosomiasis en países endémicos causan engrosamiento de la pared y calcificaciones que a lo largo del tiempo pueden causar carcinoma escamocelular.

También se incluyen en el diagnóstico diferencial de las ITU habituales la cistitis quística, la eosinófila, cistitis glandularis, secundaria a quimioterapia y  radioterapia.

INFECCIONES DEL TRACTO INFERIOR MASCULINO

PROSTATITIS: Está causada generalmente por E. Coli. La prostatitis bacteriana aguda es una infección que puede ser muy grave requiriendo antibióticos por vía parenteral, siendo su diagnóstico generalmente clínico.

ABSCESO PROSTÁTICO: Ocurre entre la 5º y 6º década de la vida y son factores predisponentes la diabetes, catéteres, instrumentación urológica y alteraciones anatómicas.  Clínica inespecífica, con aumento del PSA. En ecografía se muestran unas áreas hipoecogénicas con engrosamiento de la pared, ecos flotando en la cavidad, con aumento de la vascularización demostrada por eco doppler. En el absceso prostático los antibióticos son insuficientes y hay que drenarlo mediante una guía de biopsia transrectal.

ABSCESO EN VESÍCULAS SEMINALES: Muy raro en la era de los antibióticos, generalmente asociada a prostatitis u orquiepididimitis. Clínica de hemospermia o síntomas de ITU, a veces con aumento del PSA. En la ecografía se muestra una masa hipo-anecoica  y asimétrica.

URETRITIS: Secundaria a Neisseria gonorrhoeae o Chlamydia trachomatis. Generalmente el diagnóstico es clínico y de laboratorio.

ABSCESO PERINEAL:  infección de las glándulas de Littre.

FUNICULITIS Y EPIDIDIMITIS: causada por Neisseria gonorrhoeae y Chlamydia trachomatis, más frecuente entre los 16-30 años y 51-70 años. En inmunodeprimidos el origen más frecuente es por un patógeno aerobio como el E. Coli.

ORQUITIS: se observa en la ecografía  una hipervascularización del testículo que diferencia la orquitis de la torsión y del infarto.

Valoración personal:

Desde  mi punto de vista es un buen artículo a tener en cuenta, ya que generalmente estamos acostumbrados a que las ITUs sean de diagnóstico clínico sin a veces tener en cuenta ciertos aspectos como la hipertrofia de la pared vesical por infecciones recurrentes o posibles abscesos prostáticos que son infrecuentes en nuestro medio. Es un artículo que revisa de forma sencilla las posibles infecciones urinarias del tracto inferior y la necesidad o no de pruebas radiológicas.

 

 

Marta Gallego Riol

@MartaGRiol

martagriol@gmail.com

Hospital de Mérida (Badajoz). R2.

Tagged with: , , , , , ,
Publicado en Insights into Imaging, Revistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: