Análisis de textura basado en TC para diferenciación entre linfoma y adenocarcinoma pancreático: un estudio preliminar.

Artículo original: Huang Z, Li M, He D, Wei Y, Yu H, Wang Y, et al. Two-dimensional Texture Analysis Based on CT Images to Differentiate Pancreatic Lymphoma and Pancreatic Adenocarcinoma: A Preliminary Study. Acad Radiol. 2019; 26:e189-e195. 

DOI: https://doi.org/10.1016/j.acra.2018.07.021

Sociedad: Association of Universitary Radiologist (AUR)

Palabras clave: N/ A

Abreviaturas y acrónimos utilizados: TC (tomografía computarizada), LP (linfoma pancreático), ADC (adenocarcinoma), ROI (region of interest, región de interés), SNC (sistema nervioso central).

Línea editorial del número 

Academic Radiology es una publicación mensual centrada en artículos originales sobre trabajos de investigación en el ámbito del diagnóstico por imagen. En su último número presenta un total de 24 trabajos, entre los que destacan, desde mi perspectiva, varios artículos sobre el cáncer vesical y el hepatocarcinoma. Asimismo, se presentan varios trabajos que analizan el impacto de la inteligencia artificial y sus aplicaciones (radiómica, análisis de textura, etc.) en el proceso diagnóstico de diversas y variadas patologías: EPOC, sarcomas de partes blandas y el carcinoma broncogénico, entre otros.

Motivo para la selección 

La infiltración linfomatosa de la glándula pancreática se presenta muchas veces como un reto diagnóstico, ya que sus manifestaciones clínicas pueden variar con el curso de la enfermedad, pudiendo solaparse con sintomatología típica de otros tipos de tumores pancreáticos. Asimismo, los hallazgos radiológicos no siempre permiten su diagnóstico, debido a que, en ocasiones, pueden resultar inespecíficas no pudiendo finalmente descartar otras entidades. En este artículo se revisan las principales características en imagen del LP y del ADC, que constituye el principal diagnóstico diferencial de la enfermedad. Asimismo, se analiza la utilidad del análisis textural en TC para el diagnóstico del LP. Éstas han sido las razones que me han llevado a elegir este artículo para su revisión.

Resumen

Los procesos linfoproliferativos constituyen una entidad relativamente común en nuestro entorno, pudiendo presentarse con afectación de distintos órganos de forma simultánea. La infiltración linfomatosa del páncreas puede ocurrir de forma primaria (LP primario) o secundaria a un proceso diseminado. 

El LP primario es muy infrecuente, constituyendo el 5% de las masas pancreáticas y únicamente el 1% de los linfomas extranodales. La OMS lo define como proceso linfoproliferativo extranodal originado en la glándula pancreática, localizándose la mayoría de la carga tumoral dentro de la glándula y, por tanto, siendo ésta la diana terapéutica, pudiendo coexistir con enfermedad diseminada.

El LP secundario es más común, constatándose en hasta el 30% de los linfomas. Ocurre como consecuencia de la diseminación sistémica de cualquier proceso linfoproliferativo, ya sea nodal o extranodal. 

En cuanto al diagnóstico por imagen, uno de los objetivos principales es distinguir el LP del ADC pancreático, neoplasia más frecuente y de peor pronóstico, ya que tanto el tratamiento como la supervivencia de estos pacientes difiere de forma significativa. Para ello, la TC es la modalidad más frecuentemente utilizada. A pesar de que se han descrito determinados hallazgos radiológicos asociados al LP, la diferenciación entre ambas entidades no siempre es posible, por lo que nuevas herramientas son necesarias para enfrentarse a esta labor.

El análisis de textura es una técnica cuantitativa que puede ser útil a la hora de caracterizar diferentes propiedades de cada tejido, basándose en la intensidad de señal de los píxels de una determinada región de interés (ROI). Esta herramienta se ha utilizado con éxito para el diagnóstico de tumores hepáticos, renales, así como de mama y del SNC. Asimismo, ha demostrado ser de utilidad para el screening de carcinoma de células renales y hepatocarcinoma en pacientes de alto riesgo. Sin embargo, no existen estudios sobre el uso del análisis de textura para el diagnóstico del LP. 

A lo largo del artículo se abordan estas dos cuestiones relacionadas con el LP mediante un estudio retrospectivo realizado en un periodo de 7 años (del 2010 al 2017), a partir de 15 pacientes con LP confirmado histológicamente y en comparación con 30 sujetos de misma edad con ADC también confirmado histológicamente, basándose en estudios de TC trifásicos (fase precontraste, fase arterial y fase venosa portal).

Para el estudio de los principales hallazgos en TC del LP y sus diferencias con el ADC, se analizaron los siguientes parámetros: localización, morfología, bordes, tamaño, presencia de necrosis y calcificaciones, grado y patrón de realce, efecto sobre los conductos biliar y pancreático e invasión de estructuras vasculares peripancreáticas. Los resultados del estudio en este aspecto demuestran que los siguientes hallazgos se asocian más frecuentemente al LP que al ADC:

  • Presencia de una gran masa en cabeza pancreática sin dilatación significativa del conducto pancreático principal y del colédoco (frente a la dilatación marcada de los mismos, que favorecería el diagnóstico de ADC).
  • Presencia de adenopatías patológicas infrarrenales (rara vez detectadas en el ADC).
  • Lesión hipovascular homogénea con respecto al resto del parénquima.
  • Las calcificaciones y áreas necróticas son raras en el LP.

En el artículo se pueden observar los resultados estadísticos de cada entidad en cuanto a los parámetros de imagen analizados en diferentes tablas. En resumen, la presencia de una masa pancreática hipodensa, homogénea, de tamaño considerable pero que no condiciona una dilatación significativa de los conductos bilio-pancreáticos ni invasión de estructuras vasculares peripancreáticas debe hacer sospechar de LP, sobre todo si existen adenopatías de tamaño patológico por debajo del nivel de las venas renales. Otros marcadores que resultaron ser de utilidad en el diagnóstico diferencial entre el LP y el ADC fueron la presencia de ictericia obstructiva y el aumento del marcador tumoral CA 19.9, hallazgos infrecuentes en el LP y constantes en el ADC.

En cuanto al análisis textural, se utilizaron cortes axiales obtenidos en fases arterial y venosa portal, elegidas en base a mayor representación del área tumoral. A continuación, se seleccionaron ROIs de forma manual, evitando áreas de necrosis y calcificaciones intralesionales ya que pueden alterar el análisis final. Se analizaron diferentes características relacionadas con la intensidad de señal de la lesión y su distribución espacial dentro de la misma, la homogeneidad de la lesión, etc. El resultado obtenido fue, en resumen, que el parámetro que permitía diferenciar de forma más precisa las dos entidades era la matriz de co-ocurrencia, que analiza los cambios de intensidad de señal en el ROI determinado, es decir, la homogeneidad de la lesión. Además, la diferencia entre las dos entidades fue más significativa cuando la comparación se realizaba en fase arterial. De esta forma, se concluyó que el análisis textural del LP, sobre todo en fase arterial, puede ser de utilidad para diferenciarlo del ADC debido a su mayor homogeneidad intralesional.

Valoración personal 

Me ha parecido un artículo interesante ya que, por una parte, sirve para repasar las principales características del LP y ofrece claves para diferenciarlo del ADC. Sin embargo, echo en falta imágenes de TC que ilustren de forma más clara lo expuesto en el texto. En cuanto al análisis de textura se refiere, me ha costado más entenderlo ya que se mencionan conceptos complejos sobre los parámetros analizados. Considero que el trabajo es acorde con lo expuesto en su título, ya que se trata de un estudio preliminar que refleja la necesidad de más trabajos e investigación en este campo. Creo que el apartado de discusión es de fácil lectura y recoge de forma breve y relativamente sencilla las ideas principales del trabajo. 

 

Maria Leturia Etxeberria

Hospital Universitario Donostia, R3.

maria.leturia@gmail.com

 

Tagged with: , , , , , , , , ,
Publicado en Academic Radiology

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

  • ☢️ El Consejo de Ministros aprobó el pasado 18 de octubre un Real Decreto para la transposición de la Directiva 201… twitter.com/i/web/status/1… 9 hours ago
  • RT @diariomedico: #CMin La historia clínica recogerá la dosis radiológica que va recibiendo el paciente a lo largo de su vida tras la trasp… 10 hours ago
  • RT @cbSERAM: Con el curso ya empezado y con las pilas cargadas a tope 🔋Ana de Castro, citando a Fernando Pessoa nos insta a que en cada cos… 10 hours ago
  • RT @cbSERAM: Hemorragia subdural no traumática: cuidado con la rotura de aneurismas intracraneales. Una revisión muy interesante de Pablo… 10 hours ago
  • RT @cbSERAM: @LauryAcosta03 nos habla del rol del radiólogo en el diagnóstico de un síndrome de Birt Hogg Dubé insospechado. ¡No te lo pier… 10 hours ago
A %d blogueros les gusta esto: