Tomografía Computarizada con haz cónico en intervencionismo

Artículo seleccionado: Vania Tacher, Alessandro Radaelli, MingDe Lin, Jean-François Geschwind. Cone-Beam CT during Transarterial Chemoembolization for Liver Cancer. Radiology.2015; 2: 320-34.

http://dx.doi.org/10.1148/radiol.14131925

Palabras claves: N/A

Abreviaturas y acrónimos utilizados: TCHC (tomografía computarizada de haz cónico), RM (resonancia magnética), TC (tomografía computarizada), HCC (hepatocarcinoma).

Línea editorial del número: Nuevamente Radiology lanza un número muy variado, lleno de artículos con una relevancia extraordinaria en cuanto a la actualidad radiológica. En este sentido nos ofrece una línea de investigación dedicada a la Cardiología, revisando temas como la cuantificación de fibrosis miocárdica mediante RM en pacientes con estenosis aórtica y la medición del volumen extracelular del miocardio mediante TC entre otros. Otra línea a la que da importancia es al mundo de la mama mediante la evaluación de lesiones BI-RADS 4 con el Screening y también toca temas como los subtipos moleculares del carcinoma de mama y su utilidad en el diagnóstico por imagen.

Motivos para la selección: Revisando la publicación de este mes de Radiology es un poco difícil decantarse por algún artículo dada la riqueza de algunos de ellos. Particularmente, el que ocupa mi revisión es interesante en el sentido de que aporta una nueva manera de poder guiar procedimientos intervencionistas. Si bien es cierto que la adquisición de imágenes con TCHC lleva unos años en estudio, para mí ha sido novedosa. Por otro lado, no siendo menos importante, señala su utilidad en el tratamiento de uno de los tumores que cobra más vidas actualmente en el mundo como es el HCC.

Resumen:

La quimioembolización arterial transcatéter es el tratamiento que más comúnmente se realiza en los pacientes con HCC.

La TCHC es una técnica de imagen que adquiere imágenes tridimensionales de la sala de angiografía mediante el uso de un sistema de brazo fijo en C equipada con un detector de panel plano. La TCHC permite mejorar el diagnóstico y tratamiento de esta lesión hasta un 81% suministrando información 3D que ayuda a la detección de la lesión, la navegación del catéter y la evaluación del éxito técnico de la embolización.

Modernos sistemas con brazo-C pueden ofrecer imágenes de TC en 3D. En contraste con el sistema multidetector clásico, durante las adquisiciones de la TC, se incluyen movimientos de aceleración y desaceleración que abarcan una fase de velocidad constante de 30°- 60° por segundo y la adquisición de proyección se realiza en modo pulsado. Los ajustes del tubo y detector dependen de la aplicación clínica.

El uso de detectores planos ha sido clave en el desarrollo de la formación de imágenes con TCHC, debido a la alta resolución, a su eficiencia, alta velocidad de cuadro y excelente linealidad.

Los datos obtenidos a partir de la adquisición, se reconstruyen de forma automática y éstos son mostrados en la estación de trabajo como una representación 3D y/o axial, coronal, sagital o planos oblicuos. Otros sistemas más modernos permiten interactuar con las imágenes a través de un ratón estéril o, remotamente, con una pantalla táctil.

La TCHC ha demostrado proporcionar información comparable con las imágenes de RM. Sin embargo, son susceptibles a los artefactos debido al ruido, dispersión, efectos de volumen parcial, artefactos de truncamiento, endurecimiento del haz, artefactos de anillo y artefactos de movimiento.

La TCHC permite:

  1. Ver: el diagnóstico por imagen previo al procedimiento ofrece información para planificar la intervención, mientras que las imágenes intraprocedimiento guían la intervención.
  2. Llegar: el conjunto de datos recogidos puede ser utilizado durante la intervención facilitando la selección del mejor ángulo de visualización para  alcanzar el tumor y guiar la navegación del catéter mediante el uso de superposición de fluoroscopia en el conjunto de datos 3D.
  3. Evaluar la respuesta al tratamiento: el objetivo de la TCHC postratamiento es proporcionar una evaluación inmediata de la cobertura del tumor y ofrecer la posibilidad de cambiar de catéter para asegurar un adecuado tratamiento e incluso predecir la respuesta del tumor.

Valoración personal:

Desde el punto de vista educativo el artículo está muy bien planteado puesto que deja muy claro cuáles son los puntos en los que la TCHC mejora el procedimiento de quimioembolización transarterial y en cada caso justifica el por qué. Aporta al conocimiento datos técnicos importantes sobre el procedimiento que de una u otra manera, en muchos servicios en los que se disponga de esta técnica, permiten optimizar la exploración. A su vez y como opinión personal, en aquellos centros en los que no tenemos equipos que cumplan estas características, ojalá sirva de motivación para tenerlos en un futuro no muy lejano, al margen de los incrementos de costes que ello supondría. Como casi todo en la radiología, una imagen dice más que mil palabras, los redactores han utilizado unos esquemas orientativos de como funciona el equipo y unas imágenes diagnósticas muy buenas aunque creo que en este sentido se podrían haber incorporado más imágenes haciendo más amena su lectura.

Carlos Oliva Fonte.
Hospital General de Segovia. R2.
docolivafonte@gmail.com
Tagged with: , , , , , , , , ,
Publicado en Radiology, Revistas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ISSN 2341-0167

Ediciones

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: